El impacto económico del odio online en las empresas

El odio online, el contenido tóxico y el ciberacoso están cada vez más presentes en los medios de comunicación. Los efectos físicos y mentales de este fenómeno suelen abordarse con frecuencia, pero no todas las empresas son conscientes del impacto económico que conlleva.

Lara Hidalgo Bujalance

Lara Hidalgo Bujalance

El odio online, el contenido tóxico y el ciberacoso están cada vez más presentes en los medios de comunicación. Los efectos físicos y mentales de este fenómeno suelen abordarse con frecuencia, pero no todas las empresas son conscientes del impacto económico que conlleva.

El contenido tóxico nos afecta a todos, tanto a particulares como a instituciones, y sus repercusiones son mucho más trascendentales que las consecuencias más inmediatas y evidentes. A medida que las repercusiones de este problema, numerosas y complicadas, se hacen más tangibles, las empresas deben reflexionar sobre las mejores formas de combatirlo.

Con frecuencia, las empresas no saben qué estrategia adoptar para frenar la creciente ola de odio. Muchas se preguntan si una solución de moderación ayudaría a frenar esta tendencia, y han comenzado a indagar sobre la importancia de la tecnología para hacer frente a este problema.

La protección de los usuarios: una responsabilidad corporativa

Garantizar la protección de los usuarios, la comunidad, los equipos, los empleados y los cargos directivos es un aspecto fundamental de la responsabilidad social corporativa (RSC) para cualquier organización.

Para formar una cultura que haga hincapié en la confianza y la seguridad es esencial reducir la exposición de los usuarios a contenido dañino, fraudulento y abusivo.

La confianza y la seguridad son la pieza fundamental para la protección y el crecimiento de una comunidad sana. Las personas que confían en una comunidad tienden a expresarse libremente. Por el contrario, aquellas que se ven acosadas o expuestas a contenido tóxico son más propensas a participar menos en la comunidad o incluso a abandonarla.

De la misma manera, la seguridad es importante para una comunidad, ya que evita comportamientos ilegales y peligrosos que podrían tener consecuencias devastadoras.

La moderación: un nuevo imprescindible para las empresas

El aumento exponencial de las interacciones online y el contenido tóxico que las acompaña evidencian, desgraciadamente, la importancia de la moderación de contenidos.

La pandemia de COVID-19 aceleró y consolidó la digitalización, ya que la mayor parte de las personas que se encontraban aisladas en sus hogares trasladó sus interacciones cara a cara a un entorno digital.

El panorama sanitario y económico actual ha despertado en la población un sentimiento de frustración que se ha traducido en un aumento de los comentarios de odio. Por ejemplo, durante el primer confinamiento en Francia el contenido tóxico aumentó en un 56 %.

El uso de plataformas online como medio de comunicación es un recurso estupendo, pero si estas plataformas permiten a los usuarios publicar contenido, como ocurre con las secciones de comentarios en sitios web y eventos online, redes sociales, aplicaciones, foros, etcétera, es fundamental recurrir a la moderación.

El impacto económico de la moderación (o de su ausencia)

Toda empresa se preocupa por atraer a más usuarios, aumentar el tiempo de permanencia en sus plataformas y crear una comunidad participativa. Echa un vistazo a este dato:

El 80 % de los usuarios abandonaría una plataforma con contenido tóxico.

Crear una comunidad segura y sana puede ser la mejor manera de aumentar tanto la adquisición como la retención de usuarios. Esto, a su vez, conlleva un aumento de los ingresos, ya sea de forma directa o mediante asociaciones, patrocinios y publicidad.

Algunas de las ventajas que una solución de moderación para plataformas y comunidades puede aportar a una organización son:

  • un 100 % de seguridad de marca;
  • un aumento del 60 % del tiempo que los usuarios dedican en la plataforma;
  • tres veces más de visitantes recurrentes.

El panorama actual de las soluciones de moderación

Hasta ahora, la solución a estos problemas ha sido la moderación humana pero esta ha resultado ser larga y costosa. Más recientemente, las tecnologías automatizadas han permitido agilizar este proceso.

Bodyguard, la solución de moderación para proteger comunidades y plataformas

Ante el auge del odio online, Bodyguard ha desarrollado una tecnología de moderación única que protege a las empresas, las marcas, las plataformas y sus comunidades del contenido tóxico.

Bodyguard detecta, analiza y modera el contenido tóxico online para proteger a los usuarios y las comunidades de los insultos, los troleos, el racismo, la homofobia, las amenazas, el acoso sexual y la misoginia.

La solución trata el contenido tóxico en Twitter, YouTube, Instagram, Twitch, Facebook y otras plataformas online (sitios web, aplicaciones, foros, etc.) mediante una API.

La tecnología Bodyguard: comprende contextos y descifra el lenguaje de internet; aplica una moderación escalable en tiempo real; se adapta a las necesidades de cada cliente e industria; proporciona datos procesables para fomentar el crecimiento de la comunidad; cuenta con una tasa de detección del contenido de odio del 90 %.

Bodyguard trabaja con:

  • Medios de comunicación - protege sus redes sociales, plataformas y sus periodistas;
  • Clubs deportivos - protege el club, sus deportistas y los cargos directivos;
  • Redes sociales - proporciona una solución externa para una moderación de alto rendimiento;
  • Gaming - facilita la comunicación entre gamers y fomenta una experiencia de juego positiva.

Internet está plagado de contenido tóxico y de odio, protege tu negocio.